">

Fármacos que empeoran la Psoriasis

CLASIFICACIÓN

iStock_000019111233_Small

Clínicamente la psoriasis se manifiesta con placas redondeadas, eritematosas, descamativas e infiltradas que puede iniciarse en codos y rodillas, pero que puede generalizarse. La forma más frecuente es en lacas, pero existe una forma pustulosa generalizada (Von Zumbusch), otras lesiones en gota, (guttata), una forma localizada en Palmas y Plantas (soriasis P-P), y a nivel de las articulaciones, artropatía Psoriásica del 10-15%. Cuando la enfermedad se generalizada se transformara en una eritrodermia.

CLASIFICACIÓN DE LA PSORIASIS

Se realiza principalmente en base a dos criterios: la gravedad de su presentación y en relación al patrón morfológico de presentación clínica.

A. Gravedad Clínica

  • Psoriasis leve: cubre un 2% o menos de la piel del cuerpo. Suelen ser placas aisladas localizadas en rodillas, codos, cuero cabelludo, manos y pies.
  • Psoriasis moderada: puede aparecer e brazos, piernas, tronco, cuero cabelludo y otras áreas. Cubre entre el 2-10% de la superficie corporal.
  • Psoriasis grave: cubre más del 10% de la piel del cuerpo. Suele tratarse con fototerapia y medicación oral.

B. Clasificación según el patrón de presentación clínica

  • Psoriasis en placas: conocida como ‘psoriasis vulgaris’. Esta es la forma más típica de la enfermedad (un 80% de los casos se corresponden con este tipo). Se caracteriza por la formación simétrica de placas de 1 a 30 centímetros, localizada en cualquier zona de la piel, especialmente en rodillas, codos, región lumbosacra y cuero cabelludo.

Las lesiones pueden durar hasta meses, e incluso años, y en sucesivos brotes se van extendiendo al tórax y las extremidades. Cuando las lesiones confluyen en grandes placas con bordes geográficos, el cuadro se denomina psoriasis gyrata; otras veces, aparece una zona central más clara, el cuadro se llama psoriasis anular.

  • Psoriasis en guttata o gotular: en esta variante las lesiones aparecen en el tronco y las extremidades y a veces en el cuero cabelludo. Son más suaves que la psoriasis en placas.

Se da con mayor frecuencia en niños y en jóvenes y suele aparecer bruscamente tras padecer una infección estreptocócica de las vías respiratorias superiores. Dura dos o tres meses y después desaparece espontáneamente salvo en algunos individuos que sufren de brotes recurrentes. Suele reaparecer en la edad adulta como otro de los tipos de psoriasis.

  • Psoriasis Eritrodérmica: es un tipo inflamatorio de la psoriasis que suele afectar a la mayor parte del cuerpo. Se caracteriza por un enrojecimiento de la piel muy acusado y agresivo. Es poco frecuente. Dentro de este grupo se encuentra a forma seca y la húmeda o edematosa (más severa).

Puede afectar el estado de salud del paciente por presentar fiebre, leucocitosis, desequilibrio electrolítico, déficit proteico, etc. Puede aparecer a partir de una psoriasis vulgar (dejando alguna zona de piel sana), tras un brote de psoriasis pustulosa, o bruscamente tras un periodo de intolerancia al tratamiento.

  • Psoriasis pustular generalizada: también llamada psoriasis pustular de Von Zumbusch. Es muy poco común y se manifiesta con grandes áreas de piel enrojecidas, que duelen y producen pústulas estériles (sin infección). Cuando estas pústulas se secan vuelven a aparecer de forma cíclica.

Generalmente aparece en pacientes con otros tipos de psoriasis tras la aparición de factores desencadenantes (medicamentos, hipocalcemia, estrés, infecciones).

Las placas eritematosas confluyen en pocas horas en pequeñas pústulas estériles (llenas de pus no infectado), que rápidamente se secan, desaparecen y reaparecen en nuevos brotes. Si aparecen lesiones subungueales, la uña puede llegar a desaparecer. El curso de la enfermedad es ondulante, hasta que varias semanas después el paciente vuelve a la forma de psoriasis que padecía o a una psoriasis Eritrodérmica.

Por lo general, el cuadro se acompaña de fiebre, mal estado general, leucocitosis y aumento de la velocidad de sedimentación globular. Sin el tratamiento correcto, puede ser mortal, por hipoalbuminemia, hipolcalcemia y la consiguiente deshidratación e infección.

  • Psoriasis palmoplantar o psoriasis tipo Barber: se caracteriza por varios brotes de pústulas estériles sobre una base eritematosa, simétricamente en palmas y plantas, sobre todo en las eminencias tenar e hipotenar de la mano, y en los talones. Las pústulas pueden confluir en grandes lagos de pus, que se secan en 8 a 10 días formando escamas y costras marrones. Este proceso se cronifica, produciendo callosidades amarillentas que pueden dar fisuras extremadamente dolorosas e invalidantes.

Ocasionalmente, esta forma de psoriasis se asocia a dolor torácico medio osificación del cartílago en la zona de contacto entre la clavícula y la primera costilla, y el esternón.

  • Psoriasis acral o acrodermatitis continua de Hallopeau: extraña variante definida por la aparición de una erupción pustulosa en torno las uñas (sobre todo de las manos), que se extiende próximamente. Se acompaña de destrucción y perdida de las uñas, y en casos muy evolucionados puede llegar a producir osteolisis de la falange distal.
  • Psoriasis lineal: las lesiones adoptan una disposición en línea, ya sea a lo largo de una extremidad o de una metámera; puede aparecer espontáneamente o por fenómeno de Koebner.
  • Psoriasis invertida o psoriasis de pliegues: aquella que afecta a los grandes pliegues cutáneos, principalmente los axilares, genitocrurales (las ingles), interglúteos, submamarios y el ombligo.

No aparece en forma de escamas sino en forma de enrojecimiento. La psoriasis inversa es especialmente intensa para las personas obesas.

Las lesiones en este tipo de psoriasis no aparecen en forma de escamas, se presentan como placas eritematosas de color rojo intenso, uniformes, lisas, brillantes y de bordes definidos, si bien su rasgo más característico es la ausencia de escamas. Puede haber una fisura dolorosa en el fondo del pliegue, y existir lesiones coexistan con la psoriasis vulgar.

Se encuentra una mayor incidencia y una mayor severidad en la presentación clínica en personas obesas o que o que presentan síndrome metabólico.

  • Psoriasis de cuero cabelludo: el cuero cabelludo presenta lesiones de forma muy frecuente en los pacientes de psoriasis, normalmente junto a lesiones cutáneas. Puede manifestarse como placas descamativas similares a las de la piel, o bien como placas gruesas de escamas adheridas al pelo (cuadro a veces denominado como falsa tiña amiantácea).
Nuestro agradecimiento a Fepso 2010, Revista Psoriasis Visión Actual

Alvear Mery, MD. Dermatóloga y Rosero Eufemia, MD.RI. Tipos frecuentes de psoriasis, Cap. 5, págs. 17-20

Cecilia Cañarte Mantuano, MD Dermatóloga, Presidenta de la Fundación Ecuatoriana de la Psoriasis